Let's Think About It · Un poco de todo

“Pero es que si yo lo hago, pues, esta bien. Me tienen que entender.”

Y hace tanto que no entro acá, pero aquí estoy nuevamente. Ya saben a desahogarme.  A principios de noviembre me fui en unas “pequeñas” vacaciones con mi padre y mis hermanas, ya saben por el campo.  Nos hospedamos en Rio Grande, el lugar espectacular y ya ni les digo.  Papi nos restringió de invitar a nuestros amigos u otros familiares, pues era un tiempo para nosotros compartir como familia, lo cual fluyó exitosamente.  Claro esta, nunca faltan las veladas aburridas, las largas horas de ver la tele y bueno allá metidas en la piscina apestadas de vernos las caras salíamos con el cuerpo todo estrujado de tanto tiempo estar sumergidas en el agua. Pero debo decirles que dentro de todo fue un tiempo lindo, de descanso y de compartir muy ameno y que nunca viene mal.

Ya para los últimos días aprovechamos la estadia de mi novio, quien fue el único permitido a ser invitado (suertuda yo) y nos fuimos a explorar El Yunque.  Y para el que no sabe del Yunque acá esta el enlace.  Pero antes de dicho compartir teníamos que comprar provisiones, ya saben.  Así que mientras mi padre hacía compra en el colmado, aproveche para irme a “janguear” en Walgreens.  Mi muy típico habito.

Luego de coger todos los artículos necesarios y los no tan necesarios me disponía a hacer la fila como todo ser humano civilizado.  Detrás de mí estaba una familia, todo normal, nada fuera de lo común.  Cuando de repente la dama que se encontraba detrás de mi me interrumpe con un “Permiso.”  Sin saber que sucedía le cedí el paso, cuando me percato de que toda la familia junto con la dama me pedían permiso para pasar a ser atendidos por la cajera, ignorando completamente mi existencia y el hecho de que evidentemente estaba frente a ellos.

En ese preciso momento me subió la presión.  Me puse violeta.  Se me calentaron hasta las orejas del coraje que me dio.  Las arterias de mi corazón se taparon.  Sin embargo, guarde paz.  Me miraron y les di mi “evil killer look”, de seguro se asustaron.

En lo que la dama llama a su hija por “vente colona” a lo que no pude resistirme y dije en voz alta “al menos lo puede reconocer”.  Sin embargo, guardé paz, le cedí el turno, no tenía prisa, sin embargo le deje saber lo disgustada que estaba.

Y en ese momento noté  lo desagradable que es que las personas tengan poca consideración de uno y te pasen por el lado como si no existieras.  Cuando las personas solo piensan en ellos y que el resto del mundo se fastidie.  Que mucho nos enoja esto, no? Nos da una rabia inmensa.

Pero sin embargo cuando nosotros somos los desconsiderados, todos nos tienen que entender.  Que terrible, no?! Se me hizo bien fácil hacer comentarios tan pronto la persona se coló en mi cara y ni se diga del coraje que me dio y no es que sea justificable, pero me hizo pensar de todas esas veces que he hecho cosas inadecuadas y no tengo consideración de a quien le pueda molestar.  Y ya luego que difícil se nos hace reconocerlo, por que cuando lo hace otra persona esta mal, pero cuando lo hago yo esta bien.

Lamento informarle que no, que esta muy mal, que estamos todos mal, que sí, que yo también me incluyo.  No puedo exigir que me den a cambio lo que yo no doy.  Que pedazo de pantalones son esos?! “Quiero que me traten bien en donde quiera que voy, pero no quito la cara de bicha ni por un segundo”

Psst, claro, con esa cara todos te darán un servicio de maravilla!

Vamos a bajarnos de la nube, no somos mas que nadie, no esta bien que exijamos consideración cuando nosotros no la tenemos con nadie.  Y si la gente no tiene consideración aún uno teniéndola demos el ejemplo.

La dama se me coló en mi cara, sin duda alguna, y estuvo mal….sin duda alguna!! Sin embargo me hizo pensar en todas las cosas que he hecho teniendo en poco como los demás se sentirían y cuando lo ponemos desde esa perspectiva….la imagen cambia y ya no nos agrada tanto.

Es muy fácil criticar y quejarse del que poco modales tiene, del que tiene poca consideración, del que tiene poca tolerancia, del que siempre tiene la cara montada, pero y yo? Yo hago la diferencia? Yo pongo mi grano de arena? Es muy fácil sentarse a hablar.

A veces pienso que el problema no es la gente, somos nosotros mismos, por siempre exigir lo que nosotros no damos.  Por que queremos cambiar al mundo pero no movemos ni un dedo.  Queremos cambiar al mundo….pero no podemos trabajar con nuestras actitudes y nuestras situaciones.  Y entonces? Como lo haremos?

Así que la próxima vez que alguien te haga algo que sea de poco agrado piensa en todas las veces que tu lo haces.  No se lo permitas a la otra persona pero tampoco te des el lujo de permitírtelo a ti mismo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s